El retratista de la «Gauche divine» ha fallecido sin recibir el Premio Nacional de Fotografía

Familia, amigos y compañeros de profesión de Oriol Maspons, fallecido el lunes en Barcelona a los 84 años, lamentaron ayer durante su funeral que no se le haya concedido al emblemático fotógrafoningúnPremio Nacional.

Àlex Maspons, hijo del fotógrafo desaparecido, ha tomado la palabra durante el funeral que se le ha dedicado a su padre, en el Tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona, y ha destacado como «una cosa pendiente» la concesión de esa distinción.

Oriol Maspons no está entre los fotógrafos que han obtenido el Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura ni el Nacional de Artes Visuales de la Generalitat de Catalunya.

El hijo del fotógrafo ha «agradecido a los socialistas y al expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall» que a su padre le otorgara en 1998 el Ayuntamiento de Barcelona la Medalla de Oro al Mérito Artístico, junto con los fotógrafos Colita y Leopoldo Pomés, y en 2006 la Generalitat de Cataluña le concediera la Creu de Sant Jordi.

«A mi padre le gustaban los premios -ha explicado- y a veces mirábamos juntos quien los tenía y quien no e incluso en unos galardones, al estilo de los limón y naranja, a nosotros nos caían bien» los premiados por ser ácidos.

El hijo de Maspons ha señalado que su padre tenía un «comportamiento políticamente incorrecto y si para tenerlo (el premio) tenía que entrar en contubernios y camarillas», no lo hacía. «Me gustaría que se recordase a mi padre como un amigo de sus amigos y fotógrafo de Barcelona», ha manifestado.

Maestro de una generación

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, que asistió al funeral acompañado por el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, ha considerado, al finalizar el funeral, que en lo que respecta a los premios siempre te tienes que fijar en los que tienes y si ya se tiene la Medalla de Oro de la Ciudad y la Creu de Sant Jordi, difícilmente se puede aspirar a más».

Mas ha resaltado que ha acudido al funeral junto al conseller a «rendir homenaje a una persona destacada» y el «premio más grande es -ha destacado- el aprecio de las muchas personas que están aquí hoy».

La fotógrafa Colita, amiga y alumna de Maspons, ha considerado que él tenía que haber tenido el Premio Nacional «mucho antes que otros» pero, en su opinión, «en Cataluña el peso de la cultura es tan débil que no tenemos defensores». «A mí me venía a buscar con la Vespa cuando tenía veinte años. Ha sido un maestro para mi generación y para la actual», ha dicho.

El Museo Nacional de Arte de Cataluña ha anunciado una retrospectiva sobre la obra del fotógrafo, seguramente en 2015, una exposición que forma parte de un proyecto que se ha negociado en los últimos meses, algunas veces en presencia de Maspons, y también la incorporación a la colección del museo de una parte sustancial de sus 5000 mil otografías depositadas en el museo público en 2011.

«Si mi padre hubiera organizado el funeral ahora estaríamos con una copa de vino y una orquesta», ha señalado Àlex Maspons antes de empezar el recordatorio de la trayectoria de «un maestro de la fotografía que lo fue sin haberla aprendido, un autodidacta».

Advertisements

About nuriacornet

Journalist (periodista)
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s